Ondas del Cerebro y la Productividad.

Nuestro cerebro produce impulsos eléctricos (potenciales de acción) que viajan a través de nuestras neuronas, estos impulsos producen ritmos que son conocidos como ondas cerebrales y son emitidas constantemente y con distintas frecuencias. 

Regularmente son Ondas Beta, se producen cuando el cerebro está despierto, comprometido en actividades mentales intensas, cuando estamos relajados pasa a emitir Ondas Alfa, representa un estado de escasa actividad cerebral y relajación, estas ondas son más lentas y de mayor amplitud que las beta. Cuando se alcanza un estado de calma profunda, son Ondas Theta, y las Ondas Delta se generan ante un estado de “sueño profundo”,  cuando llega a cero, significa muerte cerebral.

Las ondas Alfa nos ayudan a enlazar la mente consciente con el inconsciente o subconsciente. Es el estado mental que tenemos en la mañana temprano o al soñar despiertos. Estas ondas aumentan la intensidad de las técnicas de visualización y también hace que la mente sea más receptiva a las sugestiones. Es decir, las ondas Alfa son la base para mejorar el potencial de nuestra mente, aumentar la memoria, mejorar la capacidad de concentración y por ende nuestra productividad. 

Las ondas alfa son las que se relacionan y trabajan en los procesos de meditación y relajación, con la idea de conseguir una mejor intuición, un mayor aumento de la memoria. 

Sus efectos característicos son: relajación agradable, pensamientos tranquilos y despreocupados, optimismo y un sentimiento de integración de cuerpo y mente, ayudan a disminuir la ansiedad y fortalecen el sistema inmune.

Esos momentos previos a quedarte dormido,  descansando en el sofá de tu casa, son los momentos en los que las ondas alfa están en plena actividad. Estas ondas nos permiten estar en forma cuando debemos realizar actividades más complejas, como estudiar, memorizar o comprender materias, en el caso de los estudiantes.

Cuando una persona despierta de un sueño profundo, la frecuencia de sus ondas cerebrales se va incrementando progresivamente, pasando de delta a theta, luego alfa y finalmente, beta. Durante este proceso de despertar, no es extraño que una persona permanezca en un estado theta durante un tiempo (por ejemplo, unos 15 minutos). Esto le permitirá tener un libre flujo de ideas, lo cual puede aportarle soluciones, ideas nuevas o nuevos puntos de vista, siendo este un estado especialmente creativo y productivo.

El cerebro al igual que cualquier otro órgano del cuerpo, no puede dar su máximo rendimiento por un período demasiado prolongado de tiempo. 

En un artículo anterior, “¿Sabías que puedes mejorar tu productividad trabajando en sesiones de 90 minutos?”, te menciono que, para lograr una mejor productividad debes llevar a cabo el trabajo en sesiones de 90 minutos, trabajando totalmente concentrado y tomar descansos de 20 a 25 minutos; la recomendación es, tomar una siesta, salir de la oficina, caminar o simplemente desconectarse por completo del trabajo, ya que en ese lapso de los 20 o 25 minutos tu cerebro necesita descansar.

Dentro de nuestro cerebro tenemos una pequeña glándula conocida como Glándula Pineal, también llamada Epífisis, es la responsable de la producción de melatonina, mejor conocida como la “Hormona de la Eterna Juventud”, que tiene poder inmunológico frente a la mayoría de las enfermedades, actúa como regenerador celular y regula los ritmos del sueño, así como los ritmos circadianos y estacionales (ciclos biológicos). Es responsable de disparar el potencial creativo de los seres humanos.

La glándula de la espiritualidad. Mucho antes de que la ciencia descubriera las funciones biológicas de la Glándula Pineal, en la antigüedad ya se le consideraba como un centro de poder superior, relacionado con la apertura de la conciencia y la elevación del espíritu, el llamado “tercer ojo”, por ejemplo, en India así se le conoce y en Egipto, como El Ojo de Horus. Es así como el filósofo francés René Descartes se refirió a la Glándula Pineal como el “asiento del alma” y otros la vinculan con los chakras.

¿Cómo usar la glándula pineal para activar tu productividad?

Existen diversos procesos para poder activar esta glándula. Y mi recomendación es la siguiente: Ejercicios de meditación, ejercicios de relajación o actividades tranquilas, sobre todo si se trata de hacerlas al aire libre y descansar lo suficiente (sueño reparador). Tu cerebro y tu cuerpo lo agradecerán.

Para el buen funcionamiento de nuestra mente, para una buena salud y ayudar a que el cerebro se regenere y esté en forma, es necesario renovar nuestra glándula pineal con las recomendaciones que te he mencionado

La concentración es como un músculo, podemos aprender a entrenar nuestra capacidad de atención, para así mejorar nuestros niveles de concentración, y de esta forma aumentar nuestra productividad. Cuando esta capacidad es fuerte, la mente obedece más fácilmente y no se involucra en pensamientos inútiles, negativos o preocupaciones, por lo que nuestro rendimiento se incrementa y somos más eficientes.

 

Para muchas personas la vida se ha convertido en un reto incesante, como si se tratase de una carrera de obstáculos que hay que superar contra reloj. Vivimos en un mundo en constante cambio, sacudido, en donde todo sucede cada vez con mayor velocidad, tenemos la sensación de que nos falta tiempo, que estamos ahogados por tanta presión y todo esto produce estrés y ansiedad. Tu cerebro no está exento a estas formas de experimentar esos retos de la vida, todo esto no hace más, que disminuir tus capacidades y afectar tu salud. Sin embargo, te tengo una buena  noticia, y es que, la práctica de la atención plena a las acciones que realices para alcanzar tus metas y mejorar tu productividad, puede revertir estos efectos, produciendo cambios en su construcción.

 

Para el buen funcionamiento de nuestra mente, la relajación, el descanso y un sueño reparador son esenciales para una buena salud y ayudar a que el cerebro se regenere y esté en forma.

Si quieres mejorar tu concentración y tu productividad, debes sentirte con mejor estado de ánimo y estar en calma, crea momentos y situaciones propicias para una buena relajación y rodéate de estímulos que te permitan hacerlo.

Recuerda, el estado mental que tenemos en la mañana temprano y en esos momentos previos a quedarnos dormidos son los instantes en los que las ondas alfa están en plena actividad; si hacemos un ejercicio consciente y con la actividad de tu preferencia, meditar, caminar, etc., estarás regenerando tu glándula pineal, lo que provocará un estado pleno de concentración en tu cerebro, tu enfoque estará mucho más claro para visualizar tus metas y serás más productivo en tus distintas actividades.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Inscribete para recibir el siguiente Artículo