¿Análisis de negocios o inteligencia de negocios?

Una herramienta que despega la rentabilidad de tu empresa 

En la actualidad los datos son un recurso sumamente valioso, gracias a ellos podemos llegar a nuestros clientes con el mensaje correcto, en el mejor momento y en el espacio ideal, siempre y cuando sepamos cómo emplearlos a nuestro favor, incluso dice nuestro compañero Juan José Cervantes, director de The Profit Center, y quizá su afirmación no sea tan atrevida, que “el recurso más valioso del mundo ya no es el petróleo sino los datos”. 

Pero vayamos por partes, anteriormente, cuando no se contaban con tantas fuentes para generarlos y así poder realizar un análisis de negocios, la herramienta más usada era la inteligencia de negocios, seguramente te suena familiar; sin embargo, en la actualidad esta herramienta no basta, no solo por la cantidad de datos con los que podemos disponer, sino por el alto nivel de competencia en el mercado, lo cual ha hecho que, ahora más que nunca, sea importante hacerse distinguir, y uno de los superpoderes esenciales para ello es el poder de predecir, aquí entra a escena la analítica de negocios. 

Es necesario resaltar que el análisis de negocios y la inteligencia de negocios no están peleados y que esta última aún sigue siendo una herramienta muy útil para comprender qué sucedió en el pasado y cómo sucedió, como cuando vemos por el retrovisor de un carro para entender el camino que hemos recorrido; es decir, las decisiones y acciones que se realizaron y cómo afectaron en su momento; mientras que el análisis de negocios se cuestiona sobre lo que sucedió en el pasado con el fin de predecir qué sucederá y así poder comprender los posibles caminos que podemos tomar para llegar a nuestro objetivo, por ejemplo, generar mayores ventas de un determinado producto. 

Al momento de analizar un problema o una situación específica en la empresa es muy importante estar seguros de qué es lo que se quiere saber y para qué, de esta forma estaremos seguros de cuál de estas dos herramientas necesitaremos; si por ejemplo, lo que se pretende es describir un hecho para estar seguros de qué fue lo que pasó, como cuando se busca llevar un registro del histórico de la venta de un producto, basta con emplear la inteligencia de negocios; si por otro lado lo que se busca es comprender por qué sucedió algo con el fin de predecir y emplear estrategias de mejora, entonces lo que se necesita es la analítica de negocios. 

Causalidad y Correlación 

Hay dos elementos sumamente importantes al momento de hablar de análisis de negocios, la causalidad y la correlación. Cuando hablamos de inteligencia de negocios, como mencionamos anteriormente, hablamos de viajar al pasado para entender qué sucedió, esto puede darnos como resultado la presencia de correlaciones, sin embargo, no significa que exista causalidad; por otro lado, lo que se busca en la analítica de negocios es la presencia de causalidad entre los hechos, es decir, se busca la respuesta a la pregunta ¿qué ocasiona que un segundo suceso pase o no? por ejemplo, qué provoca que los padres de familia que van de compras al supermercado de la esquina compren cerveza cuando van por pañales, a lo mejor la cerveza está estratégicamente colocada para estar al alcance de los cansados padres de familia. 

Es muy importante que consideres que al haber correlación no siempre existe causalidad; pero a todo esto ¿qué son las correlaciones? Cuando hablamos de correlación hablamos de datos que aparecen al mismo tiempo, sin embargo se pueden crear falsas correlaciones, por ejemplo, puede existir una correlación entre el consumo de margarina en un Estado y el índice de divorcios, ya que se pueden presentar en proporciones muy similares, pero no significa que exista una causalidad; 

para esto nos sirve la analítica de negocios, para comprender qué provocó que algo sucediera en el pasado con el fin de predecir el futuro y así determinar estrategias para impulsar la rentabilidad de una empresa.

 

Recuperado de “Mejorando la Rentabilidad con Business Analytics”, de Cervantes J.

Es muy importante que los empresarios tengan mucho cuidado al implementar proyectos de mejora, ya que, por lo general, las variantes que influyen directamente en la rentabilidad de una empresa tienden a ser muchas, y, seamos sinceros, realizar una enorme cantidad de proyectos a la vez para mejorar la rentabilidad de una empresa generalmente provoca finales trágicos, por ello es de suma importancia que se analice qué variantes tienen mayor peso en la rentabilidad de la empresa y si es posible controlarlas. También es importante que se considere que muchas veces un cambio mínimo  hace una gran diferencia. Por ejemplo, nos platica Juan José que en una ocasión, para uno de sus clientes, se diseñó una estrategia que redujera el 1% en la tasa de mortalidad de sus consumidores, esto aumentó significativamente los ingresos de la empresa. Elementos que se deben cuidar al aplicar un análisis de negocios.

  1. Definir el problema, qué es lo que se busca saber y con qué objetivo.
  2. Cuidar la validez de los datos, analizar cautelosamente la fuente de información.
  3. Mantener la bases de datos actualizadas y nutrirlas en cada oportunidad.

Para determinar si cuentas con un modelo validado debes considerar qué tanto se aproxima la línea de tus predicciones contra la línea de la realidad, una vez que la aproximación te arroje un 99% de certeza, entonces puedes estar seguro de que tienes un modelo altamente validado, aquí es donde podrás tener la posibilidad de generar predicciones con el fin de emplear estrategias que despeguen la rentabilidad de tu negocio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Inscribete para recibir el siguiente Artículo